Lanchares, también conocidos como losares, son superficies lisas sobre granitos, ligeramente convexas, con pendiente variable y constituyendo verdaderos pavimentos rocosos. Estas superficies están relacionadas con fracturas de lajamiento en formas dómicas de amplio radio.

Los lanchares se originan al variar las condiciones de presión a las que estaban sometidas: en la superficie de la tierra, la menor presión permitió que los cristales evolucionaran sin los obstáculos que encontraban cuando aún estaban encajados en el interior de la corteza terrestre. La descompresión hizo que partes de la roca se despegaran parcialmente, originándose así la lancha.

Encontramos los mejores ejemplos de lanchares en los parajes conocidos como Fuente Majada y Cerro Mediano. En estos lanchares aún hoy día podemos ver los vestigios de la utilización de estas grandes losas como cantera para extraer bloques de granito para la construcción de muros en viviendas y cercados, es la famosa piedra berroqueña que desde hace mucho tiempo ha sido explotada en la Sierra de Guadarrama.

          

 

Lanchas: Las lanchas se encuentran sobre todo en los domos. Pero a veces son únicamente los restos de un domo ya degradado, o incluso la cima de un domo que permanece enterrado. Son piedras más bien grandes, naturalmente lisas, planas y poco gruesas.

Lanchar: Cantera de donde se extraen lanchas; estas son piedras grandes, lisas, planas y delgadas. En estos casos, en los lanchares encontramos el granito en descomposición.

Lancha: Bloque que junto a la grava y con cantos desgastados aparece en los interfluvios de las márgenes de los arroyos y ríos.

Loncha: Piedra plana y lisa de poco grosor.

Lanches: Derivación de lanchas